El éxito del niño en la escuela no sólo depende de su capacidad intelectual, sino de un conjunto de hábitos y de la educación que debe adquirir en su casa.

Os dejamos algunos consejos muy útiles.

Enséñale respeto

Inculcarles el respeto desde muy pequeños, respeto hacia las personas y las cosas. Esto le llevará a respetar a sus compañeros de clase y a sus profesores y por tanto entenderán que si molestan le quitarán el derecho de aprender a sus compañeros. Sabrán también cuidar todos los materiales e instalaciones de la escuela.

Incúlcale el hábito de la lectura. Favorecerá la comprensión lectora, base del aprendizaje.

Leer juntos todos los días, búscale lecturas adecuadas para su edad y de acuerdo a sus intereses. Conforme el niño crezca y haya evolucionado en la lectura hay que tener en cuenta dos cosas: no dejar de lado los libros llenos de ilustraciones, al menos hasta pasada primaria; y por otro lado no dejes de leerle a tu hijo, ya que tanto la lectura en voz alta como la escucha son herramientas importantes para desarrollar el vocabulario y la comprensión lectora.

No seas tú quien le haga los deberes Ayúdale a ser autónomo

Si está confundido ayúdalo y explícale la tarea, pero no la hagas tú por él. No se trata de que esté perfecta sino que refleje lo que aprendió en clase. Déjalo que cometa errores, no es malo. Observa su progreso y valóralo, es muy importante que el sienta que se le valora el esfuerzo.

Permítele el fracaso

Los niños no sólo aprenden del éxito, también aprenden del fracaso, por tanto dile que es normal cometer errores, incluso acéptaselos de vez en cuando para que el vea que lo dices en serio.

Lo importante es que le enseñes a aprender de ellos y a volverlo a intentar cuantas veces sean necesarias hasta que lo consiga.
El fracaso es parte del progreso.

Limita las horas de televisión y demás dispositivos

Según las recomendaciones los mayores de 2 años se les aconseja 2 horas al día.

La televisión no es que sea una mala influencia para el niño, pero hay que limitar las horas que pasan delante de ella. El tiempo que le quites de televisión, se lo dejaras libre para que desarrolle su imaginación con trabajos manuales, lectura, juegos al aire libre…, actividades que favorecen su desarrollo intelectual y social.

Déjale tiempo libre

No es aconsejable agobiar al niño con actividades extracurriculares, ya que de esa forma estaremos limitando demasiado su tiempo libre. Los niños necesitan descansar y desconectar de tantas obligaciones, hay que dejarles tiempo para jugar y darle rienda suelta a su imaginación.

Reconócele sus talentos

En la escuela es difícil que el profesor reconozca todas las cualidades de cada niño, pero los padres si lo saben y para el desarrollo de la autoestima es importante reconocerle su talento y apoyarlo en la medida de lo posible para que saque el máximo partido. Es bueno hacérselo saber también a su profesor/a para facilitarle el aprendizaje desde el conocimiento de sus capacidades, el niño se sentirá más motivado y le ayudará a experimentar el éxito.

Habla con tu hijo

La conversación con el niño acerca de cómo le fue el día, que actividades hizo, con quién jugó, que fue lo que más le gustó de ese día…., es muy importante porque el niño percibe el interés de los padres por sus cosas, se siente querido y escuchado.