Los trastornos de alimentación están a la orden del día.

Trastornos en la alimentaciónEn el Gabinete de Psicologia de Josefina Rodríguez, desde el departamento infanto-juvenil, atendemos muchos casos de niños y adolescentes con este tipo de problemática, así que nos gustaría acercaros un poco más a ella para que conozcáis a qué nos referimos.

¿Qué son los trastornos de alimentación?

Los TCA (trastornos de la conducta alimentaria) son considerados trastornos mentales caracterizados por una conducta alterada de la ingesta alimentaria y la aparición de mecanismos de control de peso. Suele comenzar en la adolescencia, entre los 14 y los 18 años, aunque cada vez más se observan indicios en  edad adulta e infantil.

Afecta principalmente a las mujeres, sólo 1 hombre de cada 9 mujeres.

Su gravedad radica en el hecho de que es el único trastorno psicopatológico donde existe riesgo de muerte (un 5%).

La mayor parte de las veces el trastorno comienza con una dieta para adelgazar debido al deseo inicial de perder peso. Los pensamientos que inducen a la primera dieta suelen estar relacionados con una insatisfacción parcial o general respecto a su aspecto físico. Estos pensamientos en muchas ocasiones, exagerados, son los que constituyen un factor de mantenimiento de la enfermedad con posterioridad. Además, estas ideas son tremendamente rígidas, con una gran carga de ansiedad y resistentes al análisis lógico y racional.

Sólo con esta información parece que no es un asunto trivial, ¿verdad? Así es.

A estos trastornos de la conducta alimentaria, le siguen muchos mitos como “no entiendo cómo está así, si lo único que tiene que hacer es comer (o dejar de comer)”, “es culpa de la influencia de la moda, quieren imitar a las modelos”, “los comedores compulsivos son flojos  débiles, no tienen autocontrol”… y nada más lejos de la realidad.

Es cierto que la moda puede influir, la sociedad, una familia en la que haya habido anteriormente algún trastorno de alimentación, la obesidad…pero a ninguno de ellos se les puede atribuir el cargo de “único motivo” ya que es son trastornos multicausales.

Causas

Factores ambientales

Los patrones de belleza de la sociedad van cambiando. Hace unas décadas, el prototipo de mujer ideal era una mujer muy diferente al que hay actualmente, con unas tallas más que ahora.

Somos personas con una gran diversidad de peso, tamaño y forma. Al intentan encajar en los patrones rígidos de belleza actual, nos encontramos con una gran parte de la población que se siente constantemente frustrada por no ser como “la sociedad dice que hay que ser para ser feliz”. Los medios de comunicación, las tertulias entre amigas, los temas que andan en boca de casi todas las personas van en torno a la imagen, el peso, la belleza.

Los trastornos de alimentación suelen aparecer en la adolescencia y no es de extrañar si tenemos en cuenta la especial importancia del grupo de iguales a estas edades y la presión que éstos ejercen en el desarrollo madurativo de los jóvenes. La imagen que se forman de ellos mismos es un espejo de las experiencias vividas, del rendimiento personal, de las consecuencias de sus actos y de la aprobación o desaprobación social, tanto de adultos como de sus pares. Su autoestima se formará en función de su capacidad de seguir y encajar en las pautas sociales del momento en su grupo de iguales, justo cuando los cambios corporales empiezan a hacer presencia… Menuda presión, ¿no?

Factores biológicos

Actualmente no disponemos de marcadores que evidencien los mecanismos fisiopatológicos implicados en los TCA. Las investigaciones se han centrado en los factores endocrinos, alteraciones neurobiológicas y genéticas, con resultados poco concluyentes.

Factores personales

En la actualidad, el cuerpo cobra una importancia exagerada.

En la adolescencia, como hemos dicho anteriormente, es el momento en el que la mayoría de los cambios físicos tienen lugar, y ¿qué pasa cuando generas unas expectativas que no se cumplen? Que viene la frustración, el no sentirse bien con uno mismo. En este caso, hablando de los trastornos de la alimentación y de la imagen, continuamente estamos bebiendo de prácticamente todos los medios posibles, que el modelo de chica exitosa es una chica delgada. Las niñas nacen y se crían viendo y eso, y cuando empiezan a desarrollar es posible que no lo hagan de la manera que les gustaría o como su artista favorita o como ellas quieren, y no pasan por una transición agradable. Muchas de ellas, disconformes con el desarrollo que está teniendo su cuerpo, incluso rechazan cualquier cambio que les aleje de su prototipo como el crecimiento de los seños, las caderas, etc., por lo que intentan aferrarse a su imagen de niña, donde aún tenía “esperanzas” de alcanzar su imagen ideal.

Todo ello provoca muchos problemas, evidentemente, ya nina-mira-barbie-pque basan su autoestima en su imagen, en lo que los demás acepten como “lo ideal”. Van dejando a un lado su verdadera personalidad para reemplazarla por una “común y aceptada”. Suelen ser personas con baja autoestima, pobre concepto de sí mismas y alto niveles de ansiedad, entre otras muchas cosas.

Factores familiares

Son muy importante los vínculos que existan en la familia. La comunicación, la afectividad, de armonía en la convivencia y los modelos de aprendizaje.

También es importante recalcar que en el 30% de los casos, los progenitores presentan o han presentado algún tipo de problema psicológico, fundamentalmente: otros trastornos de alimentación, alcoholismo, drogodependencia, obsesivo-compulsivo o depresiones.

Es muy posible que en la familia exista una importancia demasiado elevada a la imagen frente a los demás y la belleza. Modelos sobreprotectores, rígidos y exigentes, con falta de comunicación o una relación afectiva pobre entre padres e hijos.

Como todo, ni se tienen que dar todas las condiciones ni todos los casos son iguales, son sólo unas posibles causas o factores predisponentes, pero como en casi todo, ninguno de ellos por sí solos tienen la fuerza suficiente para ser considerados como “la única causa”.

¿Y cómo se llaman esos trastornos?

Existen varios trastornos asociados a la alimentación, os enseño algunos de ellos, aunque en posteriores artículos entraremos más en detalle en cada uno de ellos:

  • Anorexia Nerviosa

  • Bulimia Nerviosa

  • Obesidad

  • Trastorno por atracón o comedor compulsivo

  • Vigorexia

  • Ortorexia

  • Otros trastornos de alimentación.

Todos estos trastornos los tratamos en la consulta de nuestro gabinete.

descarga          Signos de alarma

Si bien cada caso es único, os dejo algunas señales que os pueden servir para identificar algún posible trastorno de la alimentación.

  • Pérdida significativa de peso
  • Oscilaciones en el peso
  • Obsesión por comer menos. Sólo come alimentos bajos en calorías.
  • Ingesta compulsiva y exagerada
  • Desaparición de comida
  • Se enfada cuando se le habla de alimentación
  • Muy interesada por su aspecto físico
  • Críticas y comentarios negativos hacia su figura, peso y formas corporales.
  • Dice estar gorda cuando se le ve delgada.
  • Preocupación excesiva por la opinión externa y sensibilidad a las críticas relacionadas con la figura, la ropa, el aspecto, el peso y la alimentación.
  • Consumo de diuréticos, laxantes o píldoras adelgazantes.
  • Ejercicio físico excesivo.

Cualquier duda sobre este tipo de trastornos nos podéis dejar un comentario o contactar con nosotros a traves de nuestra web http://www.josefinapsicologa.net/