¡Que vienen los reyes! ¿Qué pedimos?

Vienen las Navidades, Papá Noel, los Reyes Magos…un mes lleno de ilusión porque hay vacaciones en el cole, suele haber regalos, reuniones familiares, etc.

En estos momentos, la mayoría de los peques (y los que no son tan peques) despliegan todo un abanico de peticiones con la esperanza de que Papá Noel o los Reyes Magos hagan acto de presencia en casa y les concedan sus deseos, así que, ¿qué les podemos pedir?

Creo que es bastante obvio que las máquinas de última generación como móviles, tablets, ordenadores, videoconsolas, tamagotchis….estarán en los primeros puestos (aunque pensándolo mejor…igual el tamachotchi ya no); juguetes de los que salen en la tele (porque por si no os habíais fijado, de vez en cuando en estas fechas sale algún que otro anuncio de juguetes, bah…uno o dos, eh? Tampoco tanto) o qué me decís de toda la colección de cosas del mundo mundial que tengan algo de Peppa Pig, los Minions, La Patrulla Canina….os suena, ¿verdad?. Bien.

Pero¿los Reyes no son mágicos? ¿verdad que es posible que traigan algo que los niños no han pedido y que sea incluso mejor para ellos?¿Verdad que sí? Pues aquí entro yo.

Os voy a sugerir algunas cosas que podemos pedir a los Reyes Magos y que aporten algo más que un rato de diversión (que también) a los reyes de la casa.

Empecemos por los más pequeños:

Lectura

1.“El monstruo de colores”, Anna Llenas, ed. Flamboyant

Es un libro maravilloso para enseñar a los más pequeños a reconocer y a diferenciar las principales emociones. Este libro puede darnos pie para que hablemos con los niños acerca de sus emociones, qué son, cómo gestionarlas…sin duda, un básico.

 

2.“La pequeña oruga glotona”, Eric Cale, ed. Kókinos

La oruga del libro es muy pequeña pero siempre está comiendo, ¡incluso traspasando los límites del libro! Este libro ofrece muchas cosas para poder trabajar como los colores, los números, días de la semana, alimentos, etc. Ideal para los más pequeños.

 

  1. 3. ¿A qué sabe la luna? (libros para soñar)

Un libro tan completo como la luna llena. Con este libro se trabajan diferentes valores como la cooperación, la solidaridad, el trabajo en equipo…Además, tiene una estructura que facilita la comprensión y memorización de los peques ya que es repetitiva y acumulativa.

 

 

4.“Por quatro esquinitas de nada”, Jérôme Ruillier, ed. Juventud:

Un cuadrado quiere entrar en una reunión de círculos, pero la puerta es circular y él no puede entrar…¿Cómo solucionarán el problema ?Un libro que habla sobre la tolerancia, la amistad, la convivencia, la inclusión, el respeto a las diferencias y la aceptación. Un imprescindible que habla sobre la realidad que tienen los peques hoy en día en la escuela y  en la vida como la integración, la diversidad, la exclusión…les ayudará a entender mejor la situación que les rodea y a ser más tolerantes y empáticos y a aceptar las diferencias de los demás y aceptarlas sin querer cambiarlas.

5.”La ovejita que vino a cenar”, Steve Smallman y Joelle Dreidemy, ed. Beascoa:

Un lobo hambriento sólo piensa en una ovejita para comer y de repente, llaman a la puerta… ¡Es una ovejita! El lobo no ve el momento de poner a la ovejita en la cazuela y poco a poco le va tomando cariño. Un libro que potencia la idea de que podemos actuar libremente, sin prejuicios, sin ideas preestablecidas. Les ayuda a identificar las situaciones y a reflexionar antes de actuar.

 

6.”La cebra Camila”, Marisa Nuñez y Óscar Villán, ed. Kalandraka

La cebra Camila pierde sus rayas a causa del viento y se pone triste, desprende una lágrima por cada raya que ha perdido. Los amigos del bosque la ayudan y poco a poco va disminuyendo su pena. Un ejemplo de amistad y  solidaridad, pero también los números e incluso las primeras sumas y restas.

 

7. “ el domador de miedos (yo)”, Begoña Ibarrola, DESCLEE DE BROUWER

A partir de 6 años. Diego tiene muchos miedos pero está dispuesto a hacer cualquier cosa para que desaparezcan. Cuando oye hablar de un mago, experto domador de miedos, decide encontrarle para conseguir una poción mágica o un conjuro que acabe con ellos. Las lecciones que le da el domador le enseñarán a descubrir cosas muy importantes sobre el miedo que Diego nunca olvidará.
Este es un cuento sobre el MIEDO.

 

 

Ésta es solo una representación, más adelante haré otro artículo con una lista algo más extensa de libros infantiles por edades, pero para empezar, estos libros son geniales para pedir a los Reyes Magos.

Otra alternativa, jugar en familia ¡ Qué buena idea! ¿Qué mejor regalo que pasar tiempo con los papis, los hermanos, los abuelos, los titos…? Y no, no hablo del parchís.

 

Juegos de mesa:

La Torre Encantada, a partir de 3 años, 2-4 jugadores

La princesa ha sido capturada de nuevo. Un jugador esconde la llave de la torre, y los demás, juntos, intentan rescatar a la princesa. Pero no será nada fácil, porque hay seis cerraduras en la torre.

 

Small World, a partir de 8 años.2-5 jugadores.

A los peques el mundo les parece un lugar enorme, pero con Small World aprenden que a veces se vuelve pe
queño cuando hay ansia de poder. Es más, aprenden que un país puede volverse demasiado grande como para manejarlo bien.
Todo ello adornado con 14 razas de fantasía y preciosos cuadraditos de tablero.

 

El laberinto mágico, a partir de 4 años, de 2-4 jugadores.

Adapta el nivel de dificultad y haz que cada partida sea única y diferente.

Los aprendices de mago exploran con curiosidad el laberinto mágico. Tienen una tarea importante que cumplir: ¡buscar los símbolos mágicos! Esto resultaría muy sencillo si no fuera porque los grandes magos siempre les están gastando bromas a los niños. Los caminos se van abriendo y cerrando, como por arte de magia.

En cada partida se puede configurar el laberinto y adaptarlo al nivel de dificultad deseado, con más o menos paredes. El jugador que consiga primero cinco símbolos mágicos será el ganador.

 

La Isla Prohibida, a partir de 8 años, 2.5 jugadores.

Lánzate a la aventura y atrévete a descubrir La Isla Prohibida Un emocionante juego de colaboración en el que los jugadores tratan de hacerse con los tesoros de una mítica isla misteriosa antes de que las aguas la cubran por completo.
Únete a un intrépido grupo de aventureros en una misión para capturar los cuatro tesoros sagrados de este peligroso paraíso. ¿Será tu equipo el primero en desembarcar en las orillas de la isla, en recuperar los tesoros y en salir con vida?

 

Carcassonne Junior, a partir de 6 años, de 2-4 jugadores.

Es una versión bastante simplificada del juego original, pero es perfecta para los más peques.

 

 

 

 

Fauna, a partir de 8 años, 2-6 jugadores.

¿Sabías que la jirafa puede llegar a medir más de 5 metros de altura y que el yacaré negro pesa unos 60 kilos? ¿Y sabrías decir cuánto mide la cola de un oso polar o dónde vive el botón de oro? En Fauna los jugadores tendrán que vérselas con éstas y muchas más preguntas. Aunque, a decir verdad, nadie puede saberlo todo acerca de 360 animales que van por tierra, mar o aire. Así que también se conceden puntos si las respuestas son lo suficientemente aproximadas. Pero cuidado: ¡si arriesgas demasiado, puede que al final te quedes sin fichas!

 

 

Inkógnito, a partir de 10 años, de 3-5 jugadores.

En Inkógnito, cada uno de los jugadores interpreta el papel de un espía que debe encontrar a su contacto secreto en medio del carnaval de Venecia. Para ello, debe intercambiar información con el resto de jugadores, tratando de averiguar cuál de ellos es su contacto. El primer jugador que lo averigüe, será el primero que podrá completar su misión.

 

 

De mudanzas, a partir de 6 años, 3-6 jugadores.

Nos vamos de mudanza. Los jugadores intentarán llenar sus furgonetas, aprovechando su capacidad al máximo. Se empieza cada ronda con una selección de muebles (cubos de madera de distintos tamaños) que debemos transportar. Luego, todos a la vez, desvelamos qué furgonetas hay disponibles y cada jugador intenta coger, lo más rápido posible, aquella que le puede ir mejor. Y a colocar los muebles. Los jugadores se llevarán puntos negativos por los espacios de la furgoneta que no estén ocupados o por aquellos muebles que no les cupieron en ella. Hay que ser muy rápido para escoger y coger la mejor furgoneta en cada ronda.

 

¡A disfrutar!