Cuando aún estábamos recuperándonos del temido reto de la ballena azul, aparece un macabro juego llamado el abecedario del diablo. Vamos a explicaros en qué consiste para que estéis alerta y actuéis de la forma más rápida posible.

La finalidad del juego es entrar a formar parte de un club, el líder es el que pone las reglas para ser aceptados, ya con este objetivo podemos observar que estamos ante un caso de maltrato infantil. El líder sería el agresor y los participantes del juego las víctimas.

El juego comienza cuando un niño o niña quiere unirse al club, para entrar al club tienen que ir recitando cada de letra del abecedario, de la “a” a la “z”, e ir diciendo una palabra que empiece por cada letra del abecedario.

Mientras el niño va diciendo las palabras, otro niño o niña, en este caso el líder va pellizcándole las manos. Según van avanzando a lo largo del abecedario, va aumentando la fuerza del pellizco, también pueden utilizar objetos punzantes tales como tijeras o punzones.

Las heridas pueden llegar a alcanzar tres y cuatro centímetros de grosor, lo cual puede llegar a generar graves complicaciones.

Una madre de un niño de ocho años de Mieres, en Asturias, ha hecho público el caso de su hijo. Su hijo llegó a casa con heridas profundas en ambas manos y finalmente el niño acabó contándole de que se trataba el juego. La policía está investigando la situación puesto que se están produciendo llamadas de nuevos casos.

Os recomendamos qué si observáis algún posible caso, acudáis al centro de salud para tratar las heridas urgentemente.

Hay que tener especial cuidado con los niños o niñas que padezcan alguna enfermedad o sean diabéticos puesto que cicatrizan sus heridas con dificultad y podría acarrearles un problema mayor. A continuación, acudid a la Policía para denunciar.

Podemos estar ante un síntoma de bullying y hay que pararlo cuanto antes. La prevención debería ser la solución ante este tipo de acoso escolar, por tanto, aconsejamos educar a los niños con unas normas y unos valores que les hagan respetar a los demás y conseguir unas adecuadas relaciones con iguales.