Las obsesiones son ideas recurrentes e intrusas que surgen de manera automática e involuntaria.

La persona que tiene obsesiones lucha contra esos pensamientos, que surgen en contra de su propia voluntad, a pesar de ser consciente de que son producto de su mente.

El sentimiento de culpabilidad en las personas obsesivas es muy frecuente, ya que ideas del tipo:

– ¡Ojalá se muera mi prima! Lleva a la persona a pensar: ¿Cómo he podido pensar y desear esto? ¿No será que la quiero matar?

– Me ha salido una manchita en la piel. El médico me ha dicho que no tengo nada. ¿Tendré cáncer? ¿Se habrá confundido? ¿Es un gran profesional no se puede confundir? ¿Cómo puedo pensar esto?

La secuencia funcional de los distintos elementos que conforman un posible trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es la siguiente:
Situación disparadora obsesión evaluación de la obsesión malestar ritual o conducta liberadora de la ansiedad alivio

Vamos a poner un ejemplo:

  • 1.- Situación disparadora: tirar la basura.
  • 2.- Obsesión: mano infectada, riesgo de vida.
  • 3.- Evaluación de la obsesión: riesgo de enfermedad.
  • 4.- Malestar: angustia y ansiedad.
  • 5.- Ritual o conducta liberadora de la ansiedad: Limpiar en profundidad la mano.
  • 6.- Alivio: reduce la ansiedad. Este punto se conoce como la “trampa de la ansiedad”, ya que, el simple hecho de experimentar alivio, hace que se convierta en un círculo vicioso generando un trastorno en obsesivo compulsivo.

Los principales tipos de Trastornos Obsesivos Compulsivos son los que:

  • 1.- Se lavan o limpian.
  • 2.- Comprueban.
  • 3.- Ordenan.
  • 4.- Repiten.
  • 5.- Acumulan.
  • 6.- Se aseguran de no hacer daño.
  • 7.- Comprueban mentalmente.
  • 8.- Repiten mentalmente.
  • 9.-Buscan simetría.
  • 10.-Realizan acciones mentalmente.
  • 11.-Intentan responder a dudas filosóficas.
  • 12.- Intentan comprobar que no son engañados.

Estos son algunos ejemplos pero hay infinidad, lo característico de todos ellos, es la presencia de una idea obsesiva recurrente que es molesta en su día a día, afectándole en el trabajo, hogar, relaciones personales, etc.

El tratamiento para dicho trastorno, sería un tratamiento basado en la exposición con prevención de respuesta y para aumentar dicha eficacia, acompañarlo de terapia cognitiva.

¿En qué consiste la terapia de exposición con prevención de respuesta?

Es una técnica que como su nombre indica, el paciente tiene que exponerse de manera gradual, a la situación temida eliminando los rituales (de ahí lo de la prevención de respuesta). Pongamos ejemplos:

  1. – Sergio cada vez que coge el coche se para a lo lejos, para mirar por el retrovisor por si ha atropellado a alguien. El reconoce que no ha atropellado a nadie pero se lo cuestiona de forma obsesiva. El ritual es pararse, por tanto la técnica de exposición con prevención de respuesta, estaría enfocada a la exposición para poco a poco mitigar esa ansiedad eliminado el ritual de pararse y mirar por el retrovisor.
  2. – Ana vive obsesionada con el temor de la idea que le pasa siempre por su cabeza: no querer a su marido. Ella es consciente de que lo quiere, pero está obsesionada sobre esa cuestión: “¿quiero a mi marido?”

La terapia de exposición consistiría en la exposición de dicho pensamiento grabándose repitiendo esa idea para aprender a manejar la ansiedad que le genera ese pensamiento y eliminar rituales voluntarios del tipo: “claro que lo quiero, etc.” El objetivo consiste en habituarse a ese pensamiento para que desaparezca mitigando la ansiedad que le genera.

¿En qué consiste la terapia cognitiva?

La terapia cognitiva consiste en cuestionar determinadas ideas irracionales mediante una discusión cognitiva o diálogo socrático. Para que sea eficaz, debe usarse posteriormente a la exposición, o al comienzo en aquellos casos en los que el paciente evita exponerse.

Para los TOC la técnica eficaz es la exposición con prevención de respuesta. Es por ello, que siempre tiene que estar presente en su rehabilitación psicológica. Una cuestión importante es que si el paciente también depresión, se tendrá que intervenir primero en la depresión para que luego se use la exposición, ya que diversas investigaciones establecen que usar la exposición con prevención de respuesta en personas deprimidas no tiene un efecto terapéutico eficaz.

Para finalizar, comentaros que las obsesiones pueden aparecer desde la infancia. El TOC que se da en los niños es muy similar al de los adultos. Las compulsiones surgen antes que las propias obsesiones, la explicación que se da es que las obsesiones son todavía muy difusas y poco explicativas para los propios niños. Se da con más prevalencia en niños que en niñas, conforme van creciendo la prevalencia del trastorno es igual en hombres y en mujeres.

Marta Márquez Barbosa